¿Por qué deberíamos llorar?


Querido psicolector.

El día de hoy abro un poco las puertas de mi persona para decirte que soy un persona que llora de todo. Y cuando digo “llora de todo” lo digo en serio. Lloro de dolor, de tristeza, de enojo, de miedo, incluso lloro por algo muy divertido. Llorar es mi máxima forma de expresión. Sin embargo, durante mucho tiempo no lo acepté, sentía que había algo mal en mí y  me costó varias sesiones de psicoterapia para aceptar y amar la forma en que me expreso.

¿Por qué no aceptaba que era una persona “llorona”? No es una pregunta difícil de responder. Vivimos en una sociedad donde la expresión de los sentimientos es estigmatizada, y no es sorpresa que llorar se encuentra en el primer puesto, cuando debería ser totalmente lo contrario porque es una de las expresiones más sinceras e inofensivas que existen.

Llorar

Desde el punto de vista neuropsicológico, llorar nos hace sentir mejor ya que las lágrimas actúan como relajante natural ya que contienen adrenocorticotropina y encefalina. La primera es una hormona involucrada en la regulación de la tensión muscular que permite evitar una excesiva rigidez y ayuda a recuperar la calma; la segunda, es un neurotransmisor que cumple una función similar a la de un analgésico (aquellas sustancias que reducen o anulan la sensación de dolor) y promueve así, un estado de serenidad. Por lo tanto, llorar es un mecanismo homeostático ante un estado de tensión y/o dolor.

Desde el punto de vista social, el llanto funciona como medio de comunicación indicando al grupo social que se necesita protección o ayuda; además aumenta en el otro la empatía y reduce los comportamientos agresivos.

A pesar de estas ventajas físicas y sociales, me he encontrado con mucha gente que contiene su llanto. Hace unos días, estaba en mi consultorio y me di cuenta que los pañuelos desechables  aún no necesitaban ser cambiados. Recordé las sesiones que había tenido con algunos de mis pacientes y recordé anécdotas llenas de dolor y enojo, recordé ojos rojos y llorosos aunque muy pocas lágrimas, y  también recordé las siguientes palabras: “no me gusta llorar”, “no puedo llorar”.

Siempre los cuestiono a cerca del por qué no llorar y, haciendo un recuento de sus respuestas, me encontré con varias de estas frases que estoy segura que no sólo a ellos se las han dicho, sino que también tú y yo hemos escuchado en repetidas ocasiones a lo largo de nuestra vida:

Cry

  • “No llores”. ¿Por qué nos piden que no lloremos? ¿Por qué alguien más trata de decirnos cómo o no expresarnos? Yo sólo encuentro una explicación a esta frase. La persona que la enuncia es incapaz de saber qué hacer con las emociones. Ver llorar al otro asusta, recuerda a la propia angustia que no ha sido elaborada; y al no trabajar con aquello de la vida personal que duele, tampoco se sabrá qué hacer con lo que al otro le lastima.

  • “No vale la pena llorar por eso”. La pregunta que surge de esta frase es similar a la anterior. ¿Cómo sabes que no vale la pena llorar por eso, tú, ajeno a mí, que no vive y percibe las cosas de la misma forma que lo hago yo? Recuerda que lo que a ti te duele no necesariamente le duela a los demás y viceversa. Al decir esta frase estamos devaluando el sentimiento y el significado que una persona le da a ciertos sucesos de su vida. Una persona que se siente triste o con miedo, lo menos que necesita en esos momentos es ser devaluada. Decir esta frase no ayudará a resolver el problema ni tampoco a que la persona se sienta mejor, lo único que se logrará es ponerlo en una postura inferior y de inseguridad ante el conflicto.

  • “¿Por qué chillas?”. Si lo que se quiere es hacer devaluar la situación que lastima o el llanto, no hay mejor palabra para usar que “chillar”. Al igual que el punto anterior, ocupar esta palabra lejos de ser benéfico para el ser que llora, es perjudicial porque se minimiza tanto la situación como el sentimiento de tristeza, enojo o miedo.

  • “Llorar no va a solucionar nada”. Sí, tal vez llorar no me regrese aquello perdido, tampoco va a hacer que resuelva los problemas económicos (o cualquier otro que me esté angustiando, doliendo o preocupando); sin embargo, no llorar tampoco soluciona nada. Y si bien, derramar las lágrimas no soluciona el problema per se, sí tiene la función de descargar la tensión emocional. Recordemos que somos como una olla exprés: si mantenemos por mucho tiempo la carga emocional, habrá algún momento en que “explotemos” y nuestro cuerpo, nuestras relaciones o nuestra mente saldrán dañados; sin embargo, si tenemos una válvula de escape como sería llorar, podremos manejar de mejor forma dicha tensión emocional.

  • “Los hombres no lloran”. Probablemente (no sé) la peor de todas las frases mencionadas por varias razones: promueve la desigualdad entre géneros; ensalza estereotipos que no son ciertos; la intención con la que se utiliza esta frase es decir que los hombres no deben ser débiles, por lo que se utiliza la palabra “llanto” como sinónimo de debilidad, incapacidad y feminidad (todo con connotación negativa). En la clínica tengo el mismo porcentaje de pacientes hombres que mujeres y en la mayor parte de las veces, a quienes más trabajo les cuesta llorar es a los hombres; sin embargo, son estos mismos hombres los que llegan por crisis de angustias severas, somatizaciones importantes sin causa orgánica, o comportamientos agresivos o autolesivos. No digo que llorar solucione el conflicto angustiante, pero actuaría como la válvula de escape que alivie su cuerpo dañado, por ejemplo.

Hombre llorando

Las frases anteriores no son más que una forma de tratar acallar la expresión del sentimiento que tenemos (llámese tristeza, enojo, miedo, alegría, etc. porque efectivamente, no sólo se llora de tristeza) y casi siempre son utilizadas por personas a las que se les dificulta lidiar con las propias emociones.

Llorar no es malo, todo lo contrario. Si no lloras cuando lo sientes, enfermas. Cierto, llorar no te va a devolver al ser amado, pero te va ayudar a sentir y elaborar esa pérdida, y a estar sano física y mentalmente. Llorar no es sinónimo de depresión.

Te invito a ser más expresivo, congruente, fiel y sincero con tus emociones. Te invito a que llores.

¡No tengas miedo de sentir!

Gracias por leer, comentar y compartir.

REOL


Anuncios

32 comentarios en “¿Por qué deberíamos llorar?

  1. Pingback: 11 puntos a comentar sobre IntensaMente | Psicopalabras

  2. Dios mío!! Nadie ha explicado tan bien el por qué no llorar. Yo también soy una persona que se expresa con lágrimas, incluso cuando estoy feliz. Pero para los demás es símbolo de debilidad. Felicitaciones por este documento. Al fin me sentí identificada.

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola, soy de panamá. primera vez que leo tus post, la verdad me parecen suupeer interesantes. la manera de como lo explicas, entendible para cualquier persona. BUEN TRABAJO! saludos.. Oh por cierto, estudio Psicología, lo que incrementa mi motivación por seguir leyendo tus post, Felicidades!!

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias Geisa! Qué emoción que me lean hasta Panamá! Gracias por tu comentario, ese es mi objetivo, hacer sencillo lo que puede resultar complejo pues soy de la idea de que necesitamos como sociedad que la gente se acerque más a la Psicología. Disfruta mucho la carrera, no hay nada como amar lo que estudias!

      Me gusta

  4. Yo no se llorar a veces quisiera hacerlo y no me lo permito aunque se me hace nudito mi garganta pero hasta ahi !!! No se si sea por que luego de llorar me duele la cabeza no se a veces lo quiero hacer , Que hago????

    Le gusta a 1 persona

  5. Pingback: Contagiémonos de risa. Neuronas espejo e histeria colectiva. | Psicopalabras

  6. Me tranquilizó leer este post. Pero yo sigo un poco espantada, ya que yo lloro también por cosas simples de la vida: cuando vuela una mariposa, cuando oiga música, cuando veo un post en las redes sociales que tenga que ver con la humildad, solidaridad, etc. Además de que cuando lo hago y estoy en presencia de mi esposo me mira como si estuviera loca. Pero lo verdad no lo puedo contener. Estaré mal????

    Le gusta a 1 persona

  7. Hola, tengo para decir que no había leído algo jamás, que me hiciera ver la importancia de llorar o de sentir tristeza, y me parece excelente tu publicación, también suelo llorar mucho cuando, y ahora creo que llorare un poco más no me reprimire. Gracias.

    Le gusta a 1 persona

  8. Hola soy de Ecuador y estoy feliz de haber encontrado este post tan interesante, te felicito por ser tan explícita y enriquecedora por tu forma de comunicarte. Soy psic. organizacional y quizás por eso me he enganchado con tus temas. Te deseo muchísimos éxitos. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  9. Hola, es la primera vez que leo tus posts y este me llamó la atención en primera medida porque toda mi vida mis emociones han estado a flor de piel, desde pequeña tenía ataques de llanto en la escuela y no podia controlarlos, nacían y ya, ni maestras ni mis padres sabian como ayudarme y con el tiempo, justamente como resalta tu post, me pedían que deje de hacerlo, ¿para que llorar? ¿que es tan grave? o como siempre me decian mis maestrasn ¿quien se murio? incluso hoy en dia con 24 años tengo momentos donde mis lagrimas nacen por razones muy simples, la terapia me ha ayudado mucho a encontrar las razones detras de mi angustia, pero una parte de mi siempre vivío avergonzada por mis ataques de llanto “injustificados” asi que me alegra haber podido leer tu post.
    Saludos!!

    Le gusta a 1 persona

  10. Debo decir que estoy justo en el momento de mi vida en el que estoy por fin entendiendo que he pasado mi vida descalificando mi sensibilidad y tratando de sacarla de mi vida. Al igual que el autor, lloro de felicidad, de tristeza, de rabia, de risa. Lloro al ver un comercial lindo, al ver un colibrí desprevenido que no esperaba ver. Lloro si veo a un niño llorando, lloro si veo a un niño feliz. Lloro cuando alguien me cuenta que salió de algo terrible y cuando por fin la vida le sonríe. Acabo de ver intensamente y junto con este artículo, me han conmovido inmensamente. Se trata de validar la manera de sentir, esa única e irrepetible. Creo que es la dinámica de adquisición del capital y el paradigma de la “productividad” infinita que establece que el llanto y la expresión de la tristeza sean vistos como sintomas de debilidad y por ende, evidencia de que la persona no podrá asumir lo difícil que viene. Encontré también que en cuestiones de pareja, me encontré con alguien tan sensible como yo y sin embargo, odiaba sus momentos sensibles e incluso los descalifiqué e invisibilicé en varias ocasiones. Ahora entiendo que ese comportamiento es el mismo que le doy a mis emociones, el espejo de lo que no soportaba de mi.
    Un abrazo para todos los que sabemos llorar.

    Le gusta a 1 persona

  11. empece leyendo el articulo de la hiperactividad infantil, continue con los 11 puntos sobre “intensamente” y este me parecio el mejor. claro que me senti identificada y como a otros no me agrada la idea de llorar en publico, pero ahora en lo que mas pienso es en como reaccionar ante una persona que llora: no puedo controlar como se comportaran conmigo, pero quizas pueda hacer sentir mejor a alguien con solo dejarle llorar
    muchas gracias por la invitacion a la reflexion

    Le gusta a 1 persona

  12. Me encantó la manera como lo describiste , es más ya se lo mande por mail a mi marido para que lo lea, hace tres años que no derrama lagrima alguna!!! Y ls clásicas frases que escribes se escuchan en casa de vez en cuando. Pero ahora ya sabré cómo responderles!!mil gracias!

    Le gusta a 1 persona

  13. Hola buen día!!!, me encanto el articulo y te comento que cuando era niña y llorábamos mi mamá que ya murió nos decía siempre guarda tus lagrimas para cuando yo me muera y ahora que ella ya no esta meda mucho enojo recordar esa frase y creo que ella se equivoco en decirnos eso!!!

    Le gusta a 1 persona

  14. Pingback: Las personas que no temen expresar su tristeza son mucho más sanas que las que la ocultan. Te decimos por qué: - Perspira

  15. Pingback: 5 razones por las que la gente que llora mucho es fuerte mentalmente | Winforin

  16. Me queda muy en claro tus palabras cuando escribes en: Sincerarse en nuestras emociones.
    Excelente post, para leerlo en repetidas ocasiones, me ayudará a crecer como madre y mejorar mi formación aquí en el planeta.

    Le gusta a 1 persona

  17. He leído posts y comentarios, y me hace pensar que soy la única persona que no es psicóloga ni mayor de edad.
    La verdad es que leer estas explicaciones tan abiertas, explícitas y sencillas me ayuda a no reprimirme de muchas cosas, entre ellas llorar, en este caso.

    Le gusta a 1 persona

  18. Hola,tengo 25años soy chico la cuestion es que soy incapas de llorar y si lo hago solo es porque recuerdo a mi padre que fallecio,siempre estoy estresado me levanto con rabia me siento como sin ganas de nada ,si veo a alguien llorar me aparto me alejo no quiero escuchar a nadie llorar ,tanbiénno e tenido una vida facil ,pero seria de gran alluda algun consejo de que poder hacer ,gracias.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola! Muchas gracias por escribir.Siempre el mejor consejo que puedo dar es asistir a terapia psicológica. Cada caso es distinto pues como personas somos seres únicos. Un terapeuta podrá conocer más a fondo tu historia y te dará las herramientas necesarias para autoconocerte, autodescubrirte, saber de dónde viene esta rabia, la incapacidad de llorar y a canalizar mejor tus emociones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s