¿Por qué hay hiperactividad en los niños?


Querido Psicolector.

Hoy quiero contarte sobre un tema alarmante, al menos desde mi punto de vista. En los últimos años se ha discutido sobre la existencia o no del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Se ha dicho que este trastorno no existe, que es una moda, o que es propaganda psiquiátrica y farmacéutica. También ha pasado que medican a los niños por ser inquietos bajo el diagnóstico de TDAH y los tratan como personas diferentes al asignarles una etiqueta de enfermedad mental.

En este post, mi intención no es discutir este tema en sí, ni convencerlos ni desmentirlos sobre el TDAH. El objetivo de este artículo es para compartirles mi opinión personal y profesional sobre aquellos niños que no pueden mantenerse quietos, ya que una buena parte de la población infantil que llega a mi consultorio llega por dos razones principales: “desobediencia” e “hiperactividad”; Hoy no hablaré del TDAH desde el punto de vista orgánico, si no que les hablaré de la hiperactividad desde una perspectiva ambiental.

Niño hiperactivo

Desde mi punto de vista, la hiperactividad es una forma en que el niño expresa su ansiedad por un lado, y por otro, es la forma en que el cuerpo y la mente del niño tratan de conseguir la homeostasis porque se encuentran continuamente entre el sedentarismo físico y la sobre-estimulación cerebral. Me centraré en este último aspecto.

Supongamos que un niño que pasa 3 horas frente al televisor jugando videojuegos, después 2 horas más frente a la Tablet y media hora jugando con el celular de sus padres. Tenemos 5 horas y media continuas de imágenes, colores y sonidos provenientes de la pantalla y aunado a esto, están todos los proceso mentales que se ponen en marcha durante estas horas de juego: memoria, atención a varios estímulos, sensación, percepción, emociones, toma de decisiones, planeación de estrategias, etc; y como si esto no fuera poco, todos estos procesos se realizan en una muy pequeña cantidad de tiempo, por lo que la velocidad a la que la mente tiene que trabajar es rapidísima.

 Así, un niño cuando se encuentra horas frente a las pantallas se encuentra mentalmente sobre-estimulado pero físicamente estático ya que todo lo que mueve son sus dedos índices y de vez en cuando, los pulgares y las muñecas. Al quitarle los estímulos (cuando va a la escuela, cuando se baña, al prepararse ara dormir, o en algún lugar donde no tenga acceso a cualquiera de estos aparatos) el niño expresará esa sobre-estimulación mental de la forma más inmediata que tiene: el cuerpo y el lenguaje.

Niño sbreestimulado

Y entonces, tenemos niños que no pueden permanecer sentados mucho tiempo, que hablan rapidísimo y no se les entiende, que no pueden dormir ni descansar bien por las noches, que no pueden detener sus pensamientos y no pueden poner atención.

No es casualidad que los “niños de hoy” sean diagnosticados con hiperactividad a comparación de los niños de hace unos años, y es que los padres han optado por darles sus celulares o sus tablets con el fin de mantenerlos “quietos” cuando, al hacerlo en exceso, están provocando que pase justamente lo contrario.

Yo no estoy en desacuerdo con los videojuegos, creo que pueden obtenerse muchos beneficios de ellos si se saben usarlos; con lo que estoy en contra es con el exceso de horas que los niños pasan jugándolos frente a una pantalla ya sea de televisión, tablet, celular o computadora.

Niño ansioso

La hiperactividad de los niños es sólo una de las muchas consecuencias del exceso de horas que los niños pasan frente a estos dispositivos, sus habilidades sociales disminuyen, asciende la falta de límites y con ello el mal comportamiento pero sobretodo, los vínculos familiares se rompen ya que los padres se desentienden del mundo del niño, ya no conviven con él y no son partícipes de su vida. Tal parece que piensan que una tablet o un celular son tan “inteligentes” como para hacer el trabajo que les corresponde a ellos.

¿Qué necesitamos hacer?

  1. Transformar la creencia de que el niño necesita de la Tablet para divertirse o entretenerse.
  2. Transformar la idea de que “los niños de hoy” nacen con la tecnología y que por lo tanto es necesario que posean un celular.
  3. Establecer límites en el uso de los dispositivos móviles , televisión y videojuegos.
  4. No temerle a nuestro hijo. Parece ser que ahora quienes tienen la autoridad son ellos y tememos poner límites.
  5. Convivir y jugar con nuestro hijo. Los dispositivos móviles no son nuestros sustitutos.
  6. Tomar en cuenta que un niño se encuentra en desarrollo y necesita actividad física para sacar toda su energía; por lo tanto debemos dejar de contribuir con el sedentarismo.
  7. No confundir TDAH con la inquietud normal de un niño.
  8. Acudir con un profesional de la salud mental que pueda guiarte y explicarte las conductas de tu hijo y guiarte para mejorarlas.
  9. Tener en cuenta que no sólo este tipo de sobreestimulación es la causa de la inquietud del niño. Los factores emocionales y orgánicos juegan un papel igual de importante en la hiperactividad.

Un niño no necesita un celular

Creo que nos quedaría preguntarnos si vale la pena sacrificar la salud mental en pro de ser prácticos. ¿Por qué queremos que la tarea de educar y formar a un niño sea fácil?, ¿por qué queremos hacernos sencilla la tarea de estructurar cosas tan complejas como la psique de un niño?

Muchas gracias por leer, compartir y comentar.

REOL.

PD. ¿Sabías que hay estudios médicos que sugieren que el uso excesivo de dispositivos electrónicos aumenta el riesgo de tumores cerebrales? Aquí la nota.


Anuncios

Un comentario en “¿Por qué hay hiperactividad en los niños?

  1. Hola!, me agrado leer los párrafos anteriores, me identifique con varios de los puntos que se mencionan, trato de pasar mas tiempo con mi hijo y a su vez evitar el uso de los dispositivos móviles, recién encontré esta pagina y me ha resultado de mucho interés las publicaciones que hacen, muy específicamente “los 11 punto de IntensaMente”, hace ya varios meses he notado que mi hijo tiene un interés muy particular por ver una y otra vez imagen del tipo abstracto, el día de ayer nos dimos la oportunidad de ver “Intensamente” y al ver la escena del pensamiento abstracto donde ingresan el amigo imaginario “Bing Bong”, Alegria y Tristesa, mi hijo quedo sumamente interesado en como lucían los personajes al grado que me pide ir nuevamente a ver esta película solo por que le interesa ver a los personajes cambiando justo como lo hacen, este me llama mucho la atención y me gustaría saber de que manera debo tomar este interés que el tiene por este tipo de imágenes. saludos !

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s