Semana del amor. Episodio 3. “La pareja a través de la historia” (Parte 1)


Queridos Psicolectores.

Hace unos ayeres recopilé unos datos interesantes sobre cómo el concepto y la experiencia de pareja ha cambiado a lo largo de la historia y las culturas, aprovechando la semana del amor, me gustaría compartirles cómo han cambiado las relaciones de pareja.

Esta es la primera parte de dos entregas sobre la evolución del concepto “pareja”.

14_05561661

A lo largo de la historia del ser humano, las relaciones de pareja han sido un factor esencial y determinante para que éste logre conservarse como especie y consiga así la sobrevivencia en su medio.

Cultura Europea

  • Grecia

Kiss_Briseis_Painter_Louvre_G278_fullEn una sociedad en la que cuerpo y mente estaban equilibrados, la pareja estaba conceptualizada en torno a relaciones bisexuales debido a que su religión se centraba en el culto andrógino en el cual explicaban el origen de las relaciones amorosas a través del mito de Hermafrodito, dios con aspecto y órganos de varón pero con vestimentas de mujer (Kreimer, 2005).

Por otro lado, la relación de pareja conyugal era monogámica, en donde después de un corto noviazgo, la mujer reprimida, al ser considerada un ser inferior, se dedicaba únicamente a mantener el hogar en condiciones óptimas y a cuidar de la descendencia de su esposo. Así, el hombre era el único que tenía permitido buscar el placer y ser infiel con aquellas mujeres que eran cortesanas o concubinas. Igualmente, el hombre era el único que podía disolver el matrimonio por la infertilidad, diferencia de personalidades o infidelidad (Preza, 2004; Retana, 2004).

A pesar de que la belleza del ser humano se centraba en el cuerpo masculino, el aspecto sexual no era considerado como el punto más importante en las relaciones humanas, sino que este lugar era ocupado por las emociones, la inteligencia y la belleza (Rage, 2004).

  • Roma

En el imperio romano, las personas fueron influenciadas por la cultura greca en varios aspectos, sobre todo en aquellos que definían a una relación de pareja, como por ejemplo las normas de la relaciones monogámicas, y del adulterio permitido sólo para los hombres mas no para las mujeres (Preza, 2004).

Por otro lado, el matrimonio era visto como un arreglo institucional con intereses no sólo sociales sino también políticos, por lo que el vínculo que se mantenía en este tipo de pareja era amistoso excluyente de pasión, cariño y sexo lo cual sólo era permitido con fines reproductivos. Por estos motivos, estaba permitida la prostitución en donde los hombres satisfacían su deseo sexual que no podía ser complacido por su pareja. Sin embargo, a las mujeres se les tenía permitido apasionarse en el amor, situación que en los hombres era mal visto debido a que tenía estaba relacionado con afeminamiento y ridiculez ya que él era quien debía controlar sus emociones (Retana, 2004).

1890_lawrence_alma-tadema_-_frigidariumPor otro lado, a los hombres se les permitía sostener cualquier tipo de pareja siempre y cuando no existiera penetración anal, no se cometiera incesto fraternal y no se realizara con una sacerdotisa. Aunque las relaciones homosexuales se daban con frecuencia, no eran mal vistas siempre y cuando el hombre de mayor rango socioeconómico fuera el que sodomizara al de menor nivel, esto como muestra de dominio y posesión. Así, los hombres de menor categoría cumpliría las mismas funciones de una mujer: ofrecer compañía y placer sexual.

En esta cultura, además de hacer distinción entre sexos, también lo hacían entre clases sociales: a las mujeres de clase social baja se les permitía mantener relaciones sexuales antes de contraer matrimonio y no se les permitía divorciarse una vez contraído matrimonio, a diferencia de las aristócratas, quienes sostenían relaciones sexuales solamente con su cónyuge con fines de reproducción pero que además, tenían derecho a solicitar el divorcio (Kreimer, 2005; Rage, 2004).

Después del siglo II d. C., las normas en cuestiones de la vida de pareja se transforman de tal manera que la homosexualidad queda prohibida, el matrimonio es un contrato con consentimiento de ambas partes aunque sin la existencia de amor, se concibe a los cónyuges como seres que deben ser castos sin tener otros fines más que el de la procreación y se castiga el adulterio ya no sólo femenino sino también el masculino (Eguiluz, 2007).

  • Edad Media

A partir de la caída del Imperio Romano, surge la lucha entre diversas corrientes científicas, espirituales y políticas. Dentro de estas ideologías, se encontraban aquellas referentes al erotismo, sexo y el amor.

En esta etapa, la influencia de la religión, sobretodo de la católica, retoma pensamientos del Antiguo Testamento de la religión judeo – cristiana, cobrando así una gran importancia y cambiando las costumbres, ideas, emociones y pensamientos de las personas. Se prohíben relaciones antes y fuera del matrimonio, la expresión de placeres sexuales es castigada, son permitidas las actividades sexuales siempre y cuando tengan fines sólo de reproducción, la expresión de emociones como el amor dentro de la pareja es mal vista, se prohíbe la homosexualidad y la desnudez (Eguiluz, 2007).

Edmund_Blair-Leighton_(1902)_Tristan_and_IsoldeDebido a que la mujer es percibida como un ser inferior y no perfecto, se le llegaban a permitir actos condenados por la iglesia como pecados, como por ejemplo el amor carnal que podía llegar a sentir solamente por su esposo debido a la creencia de que lo correcto, lo bello y lo perfecto provenía de él. Si ella no lo obedecía, el hombre tenía el derecho y la obligación de castigarla, por lo que se percibe que la violencia sobretodo física, en contra de las mujeres era permitida bajo un marco legal en ese tiempo.

A diferencia de las mujeres, a los hombres sólo se les permitía aquel amor espiritual y no excesivo ya que mediante la literatura se exaltaba la castidad y además, se creía que Adán, personaje del Génesis de “La Biblia”, había llegado y llevado al pecado a los hombres por amar desmesurada, pasional e irracionalmente (Retana, 2004).

Los matrimonios, antes de este periodo eran arreglados por los padres o por los cónyuges; sin embargo, en esta época era el Rey, mando máximo político quien tenía el derecho, capacidad y obligación de arreglar los matrimonios ya que era él quien concedía terrenos, tierras, haciendas y demás propiedades (Kreimer, 2005).

  • Edad Moderna

Con la eliminación del feudo, se ven por una parte disueltos los vínculos tradicionales y, por otro, surge el capitalismo mercantil y el individualismo como ideología. A raíz de estos cambios, nace la idea de un romance amoroso, como lo nombra Bestard – Camps (1991), donde el espacio familiar es usado como medio de expresión de las emociones, en contraparte con el racionalismo que debía seguirse en otro tipo de auditorios públicos.

En esta época surge el Renacimiento, el Barroco y el Romanticismo, donde las Bellas Artes como la Pintura, pero sobretodo la Literatura tienen su máximo esplendor y apogeo.

DickseeRomeoandJulietEn la Literatura, poetas y autores como Juan Jacobo Rousseau, Miguel de Cervantes, William Shakespeare, entre otros, muestran en sus obras amores que se oponían a las condiciones sociales que dictaban que el matrimonio era un contrato social llevado a cabo con fines políticos y económicos, excluyendo satisfacción, placer y gusto. Además en estas obras también se promovía la percepción que los hombres y mujeres eran seres si no equitativos, sí con mayor igualdad en sentimientos y pensamientos referentes a su pareja. Se muestra en sus obras la exaltación de sentimientos, valores y amores idealistas, románticos, irracionales, utópicos, pasionales, trágicos y abnegados los cuales son llevados de la ficción a la vida real (Kreimer, 2005; Retana, 2004).

Con la Revolución Francesa en el siglo XVIII y la separación del Estado y la Iglesia en Inglaterra, las leyes católicas comienzan a perder valor, sentido e importancia, por lo que la vida de pareja se vuelve más liberal: los hombres pueden sostener relaciones sexuales antes de casarse con aquellas mujeres “perversas” o prostitutas y cortejan, a su vez, a una mujer “de familia”; las mujeres pueden elegir con quien casarse; además, el matrimonio envuelve no sólo intereses políticos o económicos, sino que también sentimientos como el amor y el cariño se ven involucrados.

Sin embargo, ciertas reglas siguen permaneciendo como el castigo hacia la adúltera más no al adúltero, la exaltación de la castidad y virginidad de la mujer, la prohibición de la masturbación, de la desnudez o conocimiento de la anatomía y de la homosexualidad que es considerada como una enfermedad mental o un pecador (Eguiluz, 2007).

A finales del siglo XIX y durante el siglo XX la concepción de la pareja se transforma de manera significativa no sólo en los países Europeos sino también en las primeras potencias mundiales de la época como Estados Unidos de América (Kreimer, 2005). En el transcurso de este tiempo, donde ocurren dos guerras a nivel mundial, las creencias morales, sociales y religiosas cambian de tal forma que las ideologías en torno a la sexualidad, al género y al matrimonio también sufren transformaciones.

amor-y-despedidas-en-tiempos-de-guerra-las-legendarias-fotos-de-alfred-eisenstaedt-durante-la-segunda-guerra-mundialAunque la sexualidad sigue siendo un tema que se reserva en las conversaciones familiares por considerarse impúdico o prohibido, se practica ya no sólo con fines reproductivos sino también placenteros. La sexualidad se ejerce no sólo a nivel coital sino que también a nivel de exploración de las zonas erógenas de ambos sexos. Además es un periodo en donde las revoluciones juveniles y feministas toman poder y la virginidad para ambos sexos ya no se percibe como un valor o como una obligación, sino que por el contrario, en los hombres es un signo de poca masculinidad.

Por otro lado, el matrimonio no se concibe sin amor, sin placer y tiene por objetivo formar vínculos amorosos y una pareja sexual que se desarrolle de manera efectiva sin que sea necesariamente con fines reproductivos (Eguiluz, 2007). Así mismo, el matrimonio y el noviazgo son consentidos por ambos miembros de la pareja, sin que alguna otra persona intervenga en la decisión o vea por los beneficios económicos, políticos o sociales.

En este caso, se puede observar que la importancia del placer que puede surgir de una relación comienza a tener importancia social y esto conlleva a calificarla como placentera o satisfactoria.

CONTINUARÁ…

REOL.


Referencias.

Bestard – Camps, J. (1991). La familia: Entre la Antropología y la Historia. Papers, 36, 79 – 91.

Eguiluz, L. (2007). Entendiendo a la pareja: Marcos teóricos para el trabajo terapéutico. México: Pax.

Kreimer, R. (2005). Falacias del amor: ¿Por qué anudamos amor y sufrimiento?. Argentina: Paidós.

Preza, J. (2004). Algunos factores que influyen en la dependencia emocional de la mujer en la relación de pareja. Tesis de Licenciatura. FES Iztacala: UNAM.

Rage, J. (2004). La pareja: Elección, problemática y desarrollo. México: Plaza y Valdés.

Retana, B. (2004). El amor como adicción: perspectiva de los hombres y las mujeres. Tesis de Licenciatura. Facultad de Psicología, UNAM.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s