El Nazi Y El Psiquiatra

” … el mal tiene sus encantos” (El – Hai, 2014)


Queridos Psicolectores.

Comencé a leer este libro hace unos meses. Yo no soy muy fan de la literatura biográfica o histórica y es tal vez por eso que tardé tanto tiempo en leer este libro; sin embargo creo que a todo aquel que le interese la psicología nazi, criminológica o la sociopatía, debería leerlo.

El psiquiatra Douglas Kelley

El psiquiatra Douglas Kelley

Jack El-Hai, el autor del libro, nos lleva a conocer a los personajes nazis más importantes después de Hitler, a través de su relación con el psiquiatra que los estudió. Pero este libro va mas allá, de hecho el personaje principal no es Hermann Göring (el nazi más importante despues de Hitler) o Rudolf  Hess, sino el mismísimo psiquiatra que los examinó exhaustivamente mediante entrevistas y pruebas psicológicas de inteligencia y proyectivas tales como la prueba de manchas de Rorschach.

Douglas Kelley fue un médico psiquiatra contratado durante los juicios de Núremberg para determinar si los prisioneros de guerra se encontraban mentalmente saludables para enfrentar el juicio. Pero el interés de Kelley iba mas allá, él quería saber si las acciones atroces que habían cometido estas personas se debían a una estructura de personalidad específica, como la psicopatía.

Hasta este momento pareciera un libro más que trata sobre estudios psicológicos de la personalidad; sin embargo aquello que lo hace diferente y, a mi punto de vista, más interesante, es la forma en que la convivencia con los nazis impacta en la vida del psiquiatra.

El Reichsmarschall Hermann Göring

El Reichsmarschall Hermann Göring

Esta obra  nos hace reflexionar sobre la importancia del proceso terapéutico que debemos seguir los profesionales de la salud  con el fin de poder enfrentarnos y trabajar con los propios demonios familiares y personales como cualquier otro ser humano. Lo anterior se debe por la notable identificación inconsciente que Kelley encuentra con Hermann Göring y viceversa (aunque el paciente no sepa nada del terapeuta). Dicha identificación se basa en su personalidad narcisista: el deseo constante por sobresalir o ser reconocidos,  y la frustración que les causa sentirse devaluados y que finalmente es lo que a ambos los lleva al suicidio:

“El cianuro era una evocación deliberada del desafiante suicidio del Reichsmarschall y su pose como héroe acorralado […] La muerte le proveyó al abrumado psiquiatra el mas rápido y noble escape de un futuro ignominioso; de un descenso a la incompetencia que en él producirían sus inseguridades, responsabilidades y presiones. Así como la alta estima en que Göring se tenía a sí mismo no le permitía pasar por lo indigno de la horca, Kelly no podía permitirse aparecer como un inepto que no merecía halagos o reconocimiento.” (El – Hai, 2014).

Otro tema que se discute a lo largo del libro es precisamente lo que Kelley quería averiguar sobre el comportamiento nazi. A lo largo de sus investigaciones, el psiquiatra se encontró con varias dificultades como la llegada de un psicólogo con otras ideas, el tiempo, el suicidio de algunos prisioneros, y su ya mencionada identificación con Göring que provocó un inevitable punto ciego a su estudio. Él llegó a la conclusión que los nazis no padecían de algún trastorno mental, afirmaba que éstos eran personas normales, como cualquier otra que se pudiera encontrar caminando por las calles de Estados Unidos. En el caso de Göring, Kelley negaba que pudiera tener un trastorno sociopático o psicopático porque era muy cariñoso con su familia. Por el contrario, el psicólogo Gilbert, que también trabajó directamente con los prisioneros de guerra y aplicó las mismas pruebas, concluyó que el comportamiento nazi sí se debía a una estructura de personalidad psicopática de sus miembros.

Lámina IX de la Prueba de Rorschach donde Göring vio "un fantasma con vientre gordo"

Lámina IX de la Prueba de Rorschach donde Göring vio “un fantasma con vientre gordo”

Cuando leí esto, y las comparaciones de sus conclusiones con otras investigaciones, me hizo recordar la obra de Freud Psicología de las masas y análisis del yo en donde estipula que cuando alguien pertenece a una masa estable -como lo puede ser el grupo nazi- crea lazos de identificación y pierde su ideal del yo intercambiándolo por el ideal de la masa representada por el líder; en este caso  estaríamos hablando de las ideas antisemitas de Adolf Hitler que varios de los prisioneros apoyaban durante el movimiento nazi pero que una vez entrevistados con el psiquiatra, rechazaron.

Sin embargo, esto no excluye la presencia de un rasgo o trastorno de personalidad común entre los nazis ya que de forma individual, las características psicopatológicas de muchos de estos prisioneros apuntaban a una sociopatía y/o psicopatía que era alimentada bajo la influencia del  la masa.

Libro "El nazi y el psiquiatra"

Libro “El nazi y el psiquiatra”

Si te interesó el libro puedes encontrarlo en la librería de tu preferencia con un costo aproximado de $200 en su versión impresa o $130 (aproximadamente) en su versión electrónica.

Si ya leíste el libro te invito a comentar y compartir qué te pareció y/o qué te dejó.

REOL


Referencias.

El-Hai (2014). El nazi y el psiquiatra. Ed. Planeta: México.

Freud, S. (2008). Obras completas de Sigmund Freud. Volumen XVIII – Más allá del principio de placer, Psicología de la masas y análisis del yo, y otras obras (1920-1922). 2. Psicología de las masas y análisis del yo (1921). Traducción José Luis Etcheverry. Buenos Aires & Madrid: Amorrortu editores.


Anuncios

9 comentarios en “El Nazi Y El Psiquiatra

  1. Recuerdo haber leído cartas de soldados nazis explicando que les causaba escrúpulos usar de la violencia, torturar y/o matar. Pero su “filosofía” era que haciéndolo regularmente, uno se ponía poco a poco menos sensible para llegar a no sentir nada más. Y todo eso para el “bien común”, un sentido de deber y de necesitad. Todo eso abunda con la teoría que no eran psicopatías, pero que entraban en un funcionamiento de grupo que distorsionaba la “realidad” y la nociones socio-culturales de moral, de bien y de mal. Se ve muy interesante el libro! Si tengo la ocasión, trataré de leerlo Besos!. Marco.

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu comentario. Exactamente eso se discute dentro de este libro comparando varios estudios. Pero esto es solo una pequeña parte. Es también interesante descubrir la postura y la vida de aquél que los analizó porque sus interpretaciones estuvieron atravesadas por su propia personalidad. Y por supuesto, te invito a que lo leas.

      Me gusta

  2. Acabo se terminar de leer este libro, despues de laa sentencias a los prisioneros lo encuentro algo aburrifo porque se habla de mucha psicologia, psiquiatría y no soy fanático de eso, pero en si es muy interesante la similitud que kelley encuentra con goring, en mi conclusion yo pienso que Goring le da el cianuro a Kelley y este lo toma como una medida de muerte poco “humillante” en lo personal lo recomiendo.

    Me gusta

    • Hola Carlos! Muchas gracias por tu comentario. Sin duda cada uno encontramos interesante parte distintas de los libros. En particular yo puedo decirte que mi interés al leer el texto fue contrario al tuyo ya que yo estaba más enfocada en el área psicológica; sin embargo llegamos a la misma conclusión sobre Kelly y Göring. Es indiscutible la identificación narcisista que tuvieron el uno con el otro. Saludos!

      Me gusta

  3. me llama mucho la atención de este libro el hecho del suicidio del psiquiatra. Es una sinomia demasiado eviente con el de Hermann y no se hasta que punto esté influenciado el uno por el otro.
    Me parece un buen libro que aborda el tema de la psique del nazismo, pero a un punto más profundo, ya que, los sujetos de estudio san nada menos que los principales dirigentes nazis vivos en ese momento. Es de resaltar de igual manera el hecho de que no presentan un perfil diferente, o que vaya más allá presentando una característica particular que parezca explicar el porqué de su comportamiento.
    En mi punto de vista muy personal creo que, el hombre en cuanto tal, tiene la potencialidad necesaria tanto para lo sublime como para lo infame, y es el entorno, la situación de cada individuo, la sociedad y la cultura, lo que hace surgir lo uno o lo otro; sin dejar de lado que al final, siempre se tiene la libertad de elegir que hacer con el bagaje que se nos otorga.

    Me gusta

    • Buen día René.

      Muchas por tu comentario. Efectivamente, creo que el suicidio del psiquiatra con exactamente la misma sustancia con la que se quitaban la vida los nazis, es uno de los detalles más fundamentales de la historia. Era tal la identificación, que hasta en el síntoma tenían que parecerse.

      Gracias por tu valiosísima participación.

      Me gusta

  4. ¡Hola! Leí el libro por la recomendación de este blog. Es una de las biografías más interesantes que he leído. Además de sorprenderme lo influyente que fue Kelley en distintas áreas (psicología, psiquiatría, criminología), me quedó claro que no existe un consenso sobre si realmente los nazis padecían todos algún tipo de psicopatía y el argumento del psiquiatra de que personas como ellos podían surgir en cualquier parte con ciertas condiciones dadas.

    Guardando las distancias y viéndolo desde el punto de vista social, hay algunos rasgos similares de eventos que estamos viendo en países como Venezuela, por ejemplo, donde contextos preexistentes levantan a personajes políticos con características mesiánicas y que llegan a manipular buena parte de la población.

    Es un tema muy interesante por ese lado. Además me llamó la atención que Kelley fuera una de las “termitas” de Terman, cuyo trabajo reseña Malcolm Gladwell en su libro Outliners.

    Saludos,

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu comentario y por haberte animado a leer el libro a raíz de este post.

      Sin duda, muchísimo material para analizar nos brinda este libro y la preocupación de saber que a pesar de que hayan transcurrido los años, los países de América Latina nos encontramos en situaciones parecidas con nuestros políticos. Saludos.

      Me gusta

  5. Recientemente leí el libro y encontré algunos elementos interesantes. Creo que finalmente la gran frustración del siquiatra Kelley estuvo en que desde que le ofrecieron su viaje a Nuremberg para evaluar a los 22 jerarcas nazis que iba a enfrentarse al juicio criminal llevaba metido en la cabeza que esa expericiencia le iba a permitir encontrar lo que los criminologos clínicos clásicos llamaron “el criminal nato”. Encontrarse con que los enjuiciados eran personas perfectamente normales, salvo LEY que al parecer si tenía antecedentes de problemas mentales, fue un trauma que nunca pudo superar. El descubrimiento lo hubiera inmortalizado, pensaba él. Además quiso advertirle a la sociedad norteamericana, en donde llegó incluso a la cátedra en crimonología, que un asesino podría sentarse a tu lado en el autobus y y no tendrías como darte cuenta. De alguna manera ese sería un importante aporte. Creo incluso que el sicologo que luego llega a relevarlo no ofreció tampoco ninguna conclusión de trascendencia. Decir que un asesino tiene rasgos sicopatológicos hoy día es casi que una perugrullada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s